Como dijo el fundador de Honda, Sochiro Honda, “El éxito es un 99% de fracaso”. ¿Cuál es la relación del fracaso con la innovación y por qué tan pocas organizaciones tienen una cultura en la que la capacidad de fracasar o experimentar sea una parte valiosa de la innovación? ¿Cuáles son las barreras organizacionales ante esta mentalidad?

La innovación a menudo se deriva de un experimento fallido y muchos productos de éxito global como la Viagra y las notas Post-It han sido el resultado de un experimento fallido. Por ejemplo, el adhesivo para Post-It se creó por accidente y luego tardó 12 años en convertirse en un producto alternativo. “3M, la compañía que según los informes vende 50 mil millones de Post-It en 100 países cada año, permite a sus científicos e ingenieros utilizar el 15% de su tiempo en sus propios proyectos”, comenta Uri Baruchin, jefe de estrategia de The Partners.

La innovación proviene del fracaso, comenta Severine Leloarne, profesora titular en Gestión de la Innovación y el Emprendimiento en Grenoble, Francia. “Todas las innovaciones de productos grandes e innovaciones de procesos provienen del fracaso”. El fracaso en sí mismo no conduce a la innovación, pero es cómo lidiar con el fracaso lo que importa, argumenta Laurence Lehman Ortega, profesora afiliada en Estrategia y Política comercial en HEC Paris Executive Education. “En lugar de abandonar una iniciativa fallida, si usted es capaz de entender y aprender lo que salió mal, entonces podrá mejorar su oferta, producto o servicio y volver a intentarlo y, esta vez, ser más creativo e innovador”.

La connotación asociada con la palabra “fracaso” es extremadamente negativa tanto en la sociedad como en el lugar de trabajo. Saku Tuominen, fundador y director creativo de HundrED cree que el momento en que la palabra “fracaso” es pronunciada en el lugar de trabajo, es un error. “Incluso pensar en el fracaso es un error fundamental ya sea individualmente o en una empresa”, comenta. “Como seres humanos reaccionamos con fuerza a la palabra ‘fracaso`. La esencia de la creatividad y la innovación es la ‘voluntad de mejorar”, añade Tuominen.

Una de las barreras para una cultura de trabajo innovadora es la brecha entre “pensar las ideas” y su implementación, argumenta Tuominen. “En muchas empresas, usted tiene una idea y luego debe darle mil vueltas antes de materializarla. Una de las mejores maneras de innovar es implementar la idea. Cuando se tiene una cultura creativa no hay brecha entre pensar y hacer”.

Las organizaciones a menudo declaran que están dispuestas a experimentar, comenta el profesor Joseph Lampel, profesor de Eddie Davies en gestión empresarial y de innovación en Alliance Manchester Business School. “Pero la realidad es que tales experimentos deben ser defendidos por gerentes individuales que apoyan productos que terminan fallando, a menudo pagando un precio en términos de promoción o incluso peor. Esto tiene un efecto escalofriante sobre su motivación y la de sus colegas”.

Mok O’Keeffe, fundador de The Innovation Beehive cree que una cultura para experimentar es mucho más probable que ocurra en las empresas pequeñas y medianas antes que en las grandes corporaciones. “En la comunidad inicial de Silicon Valley, no lo llaman fracaso, sino “pivotar”. El fracaso es una palabra tan pesada y denostada que “pivotar” o “girar” refleja mucho mejor esa situación en la que todavía está avanzando rápidamente hacia su objetivo, pero cambia la estrategia sin dejar de lado el aprendizaje. Lo vemos más en las empresas emergentes que en las ya establecidas porque creemos que algunas de ellas son un poco ingenuas y no entienden los desafíos que van a enfrentar. Pero esto es algo realmente positivo, ya que significa que no tienen miedo de experimentar, algo que las grandes organizaciones deben hacer más”.

Sin embargo, O’Keeffe cree que la mentalidad está cambiando y hay algunos grandes ejemplos de pensamiento innovador en los grandes negocios. “Por ejemplo, Lloyds Banking Group ha adoptado un proceso de 30 días que es esencialmente la innovación en una “caja”. Ayuda a sus equipos a prototipar rápidamente, experimentar, fallar y aprender a resolver los problemas de los clientes. Adobe está haciendo algo realmente interesante con su esquema de Red Box. Cualquier persona en la organización puede desarrollar una idea y recibir una “caja roja” que incluye las herramientas y técnicas, además de una tarjeta de crédito de $ 500 para probar cosas nuevas aunque no funcionen”.

¿Por qué tan pocas organizaciones tienen una cultura donde la capacidad de experimentar sea una parte valiosa de la innovación? Lehman Ortega cree que la cultura de la experimentación en el lugar de trabajo es inusual ya que sólo se celebra el éxito. “Es un patrón de comportamiento aprendido. Cuando somos niños, nos dicen que necesitamos tener éxito y somos recompensados ​​sólo cuando lo logramos. Los directivos de las empresas sólo son reconocidos e incentivados por su éxito y como resultado son reacios a asumir riesgos. Muy pocas empresas, como Google, incentivan activamente a los gerentes si admiten desde el principio que han fracasado o bien premian el tiempo dedicado a proyectos de exploración fallidos”.

Leloarne cree que primero se debe desarrollar una cultura de creatividad para crear una cultura de innovación. “Sabemos que la creatividad proviene de la motivación intrínseca de individuos y pequeños grupos. La innovación es un producto de la creatividad. Si desea mejorar la innovación, entonces necesita mejorar la creatividad del equipo. Es necesario mezclar equipos en términos de perfiles y también de antecedentes socioeconómicos. La creatividad se refiere a las formas individuales de pensar”.

Fuente: forbes.es

¿Te gustó el artículo?

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete GRATIS a nuestro Boletín y recibe periódicamente en tu email artículos de interés como este. Además de un fabuloso obsequio!

GRACIAS! Por favor Revisa tu email en breve, pues te hemos enviado un regalo especial por tu suscripción!