Si tuviéramos que hacerle esa pregunta a alguien nuestro interlocutor sería Warren Buffett, el segundo hombre más rico del mundo, según Forbes, sólo por detrás de Bill Gates.

De todos modos, lo importante no es quién es la segunda persona más rica del mundo, sino cómo lo alcanzó. Llamado el Oráculo de Omaha, se le considera uno de los mejores inversores del mundo por sus acertadas -y millonarias- decisiones.

Y todo este tiempo la mejor inversión del mundo ha estado allí, en frente de nuestros ojos, sin que fuésemos capaces de verla…

En una carta que enviaba a su esposa, la asesoraba sobre cómo invertir tras su muerte. Dicha misiva puedes encontrarla hoy mismo en Internet, pero la alternativa escogida te va a sorprender, señala igdigital.com.

Un fondo índice del S&P 500, el mismo que representa a la economía de los Estados Unidos…

¿Una alternativa de inversión mediocre?

¿Qué tiene de especial?

Honestamente, estos fondos son mediocres: monitorean todo el mercado y compran un poco de todo en vez de tratar de vencer al mercado a través de elecciones ingeniosas, según la BBC.

Vamos a repasar un poco de historia (siempre es importante)…

En 1884, un periodista llamado Charles Dow tuvo la idea de medir el precio de las acciones a través de un promedio.

A través de este simple método, no sólo fundó la empresa Dow Jones, sino también el diario The Wall Street Journal.

A esto le siguieron índices cada vez más sofisticados: el Nikkei, el Hang Seng, el Nasdaq, el FTSE o el famoso S&P 500.

¿Puedes ganarle al mercado?

Pasaron algunos años hasta 1974, cuando el economista más famoso de entonces se interesó en esto: Paul Samuelson, asesor del presidente John F. Kennedy y ganador del Premio Nobel de Economía.

¿Qué planteaba?

Decía que si los inversores pensaban racionalmente sobre el futuro, el precio de activos como acciones o bonos fluctuaban aleatoriamente.

Si muchas personas compran una acción porque es una ganga, eso hará que el precio suba y dejará de ser una ganga.

¿La conclusión? A la larga, la mayoría de los inversores no le ganaba al mercado…

Y fue un paso más allá: ya que los inversores profesionales no podrían vencer al mercado, deberían crear un fondo índice, una forma en que el ciudadano común pudiera colocar sus ahorros sin pagar una fortuna.

Caída y auge de los fondos índice?

Pero el primer fondo índice creado fracasó…

Los inversores no se mostraron interesados, algunos denunciaban que era algo antiamericano porque era como escoger al azar.

Con el tiempo, los fondos índice empezaron a ver luz. Lo empezaron a considerar como una oportunidad confiable a los fondos activos y sin todos sus costos.

Todos se basaban en la teoría de Samuelson: si el mercado funciona bien, entonces ¿para qué nada contra la corriente?

¿Cómo funciona un fondo índice?

Bueno, ya sabemos que los fondos índice son fondos de inversión de renta variable que tratan de replican el comportamiento de un índice bursátil.

La idea de un fondo índice es obtener la misma rentabilidad que el índice en sí, ni más ni menos, de forma que se pudiera superar en rentabilidad a esa inmensa mayoría de fondos que consiguen una ganancia inferior.

Para invertir en uno basta con comprar las mismas acciones que componen dicho índice y en la misma proporción. Una estrategia sencilla y que no requiere conocimientos de Bolsa, ni analizar empresas, y obtienes la misma rentabilidad que el índice.

¿Cuál es la venta de un fondo índice?

La principal ventaja de los fondos índice es que sus comisiones de gestión son inferior a las del resto de fondos de renta variable.

Al seguir exactamente la composición del índice se evita el peligro de que el gestor cometa errores en sus decisiones de inversión que perjudiquen la rentabilidad del fondo aún más.

Claro que la rentabilidad también se ve reducida por el coeficiente de liquidez obligatorio que deben mantener y las “comisiones ocultas”, como sucede con los otros fondos de inversión.

Al invertir en fondos y comparar su rentabilidad con la del índice bursátil es imprescindible saber que estos últimos no reflejan los dividendos que pagan las empresas, lo que hace que sus ganancias sean más bajas de lo que parece en comparación con la inversión directa en Bolsa.

Quien desee invertir en fondos índice tiene que saber que conservan una rentabilidad superior a la de los fondos que intentan batir al índice.

¿Te gustó el artículo?

¿Te gustó el artículo?

Suscríbete GRATIS a nuestro Boletín y recibe periódicamente en tu email artículos de interés como este. Además de un fabuloso obsequio!

GRACIAS! Por favor Revisa tu email en breve, pues te hemos enviado un regalo especial por tu suscripción!